Maps in progress

Morgane Denzler

10 de enero > 5 de marzo 2015

Subiendo y bajando entramos en el paisaje; es atravesándolo de parte en parte que se despliega.


François Jullien. Vivre de Paysage (2014)*


En Europa, el paisaje es definido como " la parte de un país cuya naturaleza le presenta a un observador ", de esta manera el Hombre se mantiene en la distancia. En China, el paisaje forma un todo en cuyo el Hombre esta perfectamente integrado. pone en contacto dos diseños del paisaje y plantea la pregunta de su representación: ¿ cómo aprehenderlo físicamente, visualmente y conceptualmente? Por medio del trabajo de la imagen fotográfica y cartográfica, la artista abre el campo del paisaje para interrogar la difícil relacion que existe entre el Hombre y la Naturaleza. En Europa, el paisaje debe ser controlado por una constante geometrieacion. Esta norma es la que la llevó a una reducción del espacio a la escala humana (particularmente a la escala de su mano): este se codifica,se fragmenta,se mide, se plega. El paisaje no es pensado en términos de experiencia física y/o emocional, sino en términos de indicaciones, de imágenes yuxtapuestas las unas a otras. Es desmembrado para lograr un control óptimo del espacio. Esta mirada autoritaria del paisaje genera un distanciamiento entre lo humano y lo que lo rodea. Al contrario de la cultura china que piensa en lo humano en el paisaje, lo habita plenamente y forma parte de eso y no intenta extraerse.


En la continuidad de sus investigaciones sobre la memoria y el paisaje, Morgane Denzler se apropia dos visiones donde todo se opone; el punto de vista. Dos filosofías son puestas así en tensión. Èl resultado es una nueva serie de obras donde el paisaje es plegado y desplegado en el espacio. Hibrida así las herramientas de la cartografía a las fotografías de paisajes Alpinos. Las cadenas montañosas, las rocas infranqueables, extensos verdes, la profundidad de los lagos se entremezclan a las cuadrículas, a las indicaciones, a los colores normalizados y al los pliegues del mapa. La artista nos invita a olvidar el punto de vista único aventajando una desconcentración de la mirada.


Esta debe de " pasearse para que el paisaje aparezca. " Se trata entonces de dejarse atravesar por el paisaje, de descubrir lo que esconde, sus plegados y sus encadenamientos. Morgane Denzler descompone un informe torcido con la naturaleza, las herramientas que normalizan son desviadas para hacer aparecer una poesía y una experiencia visual y sensorial del paisaje. Se trata entonces de dejarse absorber por el paisaje cuyas correlaciones son permanentes e infinitas. Si los Occidentales colocaron una estrategia de reducción del paisaje a su escala, la artista nos recuerda al contrario su inmensidad, su profundidad y su densidad. En su obra el paisaje es no sólo el lugar de un encuentro entre el Hombre y su entorno, es ante todo el lugar de " la operación del mundo ".


Julie Crenn


* Todas las ccitaciónes provienen de la misma obra.


EN | ES | FR